sábado, 19 de mayo de 2018

VRITTIS




LAS MODIFICACIONES MENTALES O VRITTIS

Swami Sivananda


*

Sanatanadharma Tradicional - Vrittis


*

Traducción y notas de Roberto Mallón Fedriani


Vritti significa “remolino”. Se trata de las “olas” de pensamiento que surgen en el Antahkarana [1]. Las vrittis son modificaciones de la mente. Son el efecto de Avidya [2]. Cuando se destruye Avidya por medio de jñana [3], las vrittis son absorbidas (laya) en Brahman, igual que el agua arrojada a una sartén caliente.
¿De donde surgen las vrittis? De la mente o Chitta. ¿Por qué surge una vritti? Porque ello está en la naturaleza (svabhava) de Antahkarana. ¿Cuál es su función? Son la causa de Avarana-Bhanga, es decir, eliminan el velo de la ignorancia grosera (sthula avidya) que cubre los objetos. Ayudan a la evolución del hombre hasta que alcance la perfección o Liberación (Jivanmukti). La vritti es la que abre la kundalini [4] en un jñani, en el Ajna Chakra, y la une en el Sahasrara Chakra [5]. Este es un camino.
Chitta es el contenido de la mente. Es la substancia mental. La vritti u onda de pensamiento es una modificación de esa substancia mental. Es un proceso. Así como las olas y las burbujas surgen de la superficie del océano, así surgen estas vrittis en la superficie del “océano mental”. Así como emanan los rayos del sol, así emanan estos rayos mentales (modificaciones o vrittis) de la “mente-sol”. Así como al atardecer el sol se funde en el horizonte recogiendo todos sus rayos, así tendrás que fundirte en ese “sol de soles” que es la Consciencia Absoluta, la Paz Eterna, recogiendo todos los rayos mentales disipados y disolviendo la mente misma.
Como hemos dicho, la función de la vritti en la mente es ocasionar Avarana Bhanga, la eliminación del velo de ignorancia que cubre los objetos. La sthula avidya o ignorancia grosera cubre los objetos, y cuando se elimina este velo se hace posible su percepción. La vritti elimina Avarana, la capa de ignorancia. Cuando atravesamos una multitud de gente solo somos capaces de distinguir unas pocas personas. Algunas no las vemos aunque incluso pasen delante  nuestra. ¿Por qué? Porque no se produce una completa eliminación de la cobertura (Avarana Bhanga). Cuando esto ocurre entonces el objeto brilla ante nosotros.
Según el Raja Yoga de Maharishi Patanjali, las cinco funciones (vrittis) mentales son: Pramana (el concepto correcto o la prueba correcta), Viparyaya (error), Vikalpa (fantasía o imaginación), Nidra (sueño), y Smriti (memoria). Si se suprimen estas cinco funciones mentales entonces se eliminarán los deseos y demás funciones.


Vishayakara vritti y Brahmakara Vritti


La mente asume la forma de cualquier objeto con sus propios esfuerzos; se concentra a sí misma sobre ello. Si piensa en una mujer, asume la forma de una mujer. A esto se le denomina Vritti Tadakara [6]. Si piensa en Dios o en Brahman, entonces se desarrolla la denominada Brahmakara Vritti. En el primer caso es la pasión (rajas) la que se infundirá en la mente, mientras que en el segundo se infundirá sattva, la pureza. 
Cuando la mente piensa en objetos y se concentra en ellos, asume la forma de esos objetos. A esto se le llama Vishayakara Vritti [7]. Cuando piensa en Brahman o la Infinitud, se forma la Brahmakara Vritti. El Sadhaka[8] deberá vigilar y ser cauto observando la mente y sus actividades. Debe convertir la Vishayakara Vritti en Brahmakara Vritti. Tan pronto como la mente cae desde Brahmakara Vritti en Vishayakara Vritti, hay que hacer que asuma de nuevo la Brahmakara Vritti. Esto constituye de hecho una dura batalla.
No se puede tener a la vez Vishayakara Vritti en forma de Ghatapatadi Vritti (modificación en la que la mente adquiera la forma de un objeto: vasija, tejido, etc.), y Brahmakara Vritti (pensamiento en Brahman). Esto está en contra de las afirmaciones de las Escrituras (es Sruti Virodha). Además, se trata de algo que se puede comprobar en la experiencia práctica.
No es el objeto el que nos ata. Es la vritti y la identificación (Tadatmya Sambhanda)[9]con la vritti la que causa el apego y la esclavitud. Es a través de Avidya –la ignorancia– como uno se identifica a sí mismo con una vritti determinada; como por ejemplo ocurre al decir “Estoy enfadado”.


Tipos de Vritti 


Las vrittis se han clasificado en cinco tipos:
  • 1.    Mano Vritti 
  • 2.   Buddhi Vritti
  • 3.   Sakshi Vritti
  • 4.   Akhanda Akara Vritti
  • 5.   Akhanda Ekarasa Vritti

Las primeras pertenecen a la mente instintiva. Las demás pertenecen a la mente sátvica (pura). 
Mano Vritti es la Vishayakara Vritti relativa a todas las cuestiones mundanas. Buddhi Vritti pertenece a los Vivekins (a los que discriminan/disciernen). Cuando uno se identifica con la Sakshi Vritti se pueden contemplar las modificaciones mentales. Cuando uno intenta sentir que es el Sí Mismo Infinito, entonces se genera la llamada Akhanda Akara Vritti, la cual también es denominada Brahmakara Vritti. En Brahman no hay ninguna vritti.
Uno debe saltar de la Mano Vritti a la Viveka Vritti. La Mano Vritti tiene que ver con Manomaya Kosha[10]. Viveka Vritti pertenece a Vijñanomayakosha. Desarrollando la Vijñanomayakosha es como se conquistan las Mano Vrittis. A partir de la Viveka Vritti, se debe saltar a la Sakshi Vritti. De la Sakshi Vritti se debe saltar a la Akhanda Akara Vritti. De la Akhanda Akaravritti se debe saltar a la Akhanda Erasa Vritti, que es de la naturaleza/cualidad de Brahman (Brahma Svarupa). A esto se le denomina Kaivalya o meta final de la vida.


Antamukha Vritti y Bahirmukha Vritti


Cuando se detienen las tendencias mentales hacia el exterior, cuando se retiene la mente en el corazón, cuando toda la atención se vuelve hacia sí misma; a ese estado se le denomina Antamukha Vritti. La Antamukha Vritti es la energía retraída de la mente debido al incremento de Satva (pureza). El sadhaka puede avanzar mucho en la práctica (sadhana) cuando posee esta vritti interior.
La Bahirmukha Vritti es la tendencia hacia el exterior de la mente debido a Rajas (pasión). Cuando la visión se vuelve hacia afuera, la ráfaga de eventos fugaces capta la mente. Empiezan a actuar las energías mentales dirigidas hacia el exterior.  Después, debido a la fuerza del hábito, los oídos y los ojos corren a la par hacia el sonido y la visión. Los objetos y los deseos son fuerzas externalizantes. Un hombre rajásico, lleno de deseos, no puede ni soñar en tener una vida espiritual con Antamukha Vritti. Es completamente incapaz de practicar la introspección.
Antamukha Vritti (la mente volcada hacia el interior) se puede conseguir únicamente después de haber destruido todos los poderes externalizantes de la mente. Vairagya (el desapego) y la introspección ayudan mucho de cara a obtener este estado mental. Se ha de privar la mente por medio de Vairagya (desapego) y Tyaga (renuncia a los deseos, a los objetos, y al ego). Se ha de aprender el arte de hacer la mente introspectiva, volcada hacia el interior sobre sí misma, por medio del Kriya Yóguico (la operación yóguica) denominada Pratyahara (abstracción). Así como uno recoge sus atuendos caídos sobre una planta espinosa eliminando las espinas despacio, una por una, así debe uno recoger con cuidado y esfuerzo los rayos disipados de la mente que llevan muchos años lanzados sobre los objetos sensuales.
Habrá que reunirlos pacientemente a través de Vairagya (desapego) y Abhyasa (la práctica), a través de Tyaga (renuncia) y Tapas (ascetismo, penitencia), y entonces dirigirse audazmente y con energía infatigable hacia Brahman. Aquellos que conocen esta práctica puede sentirse realmente en paz. Solo puede estar realmente felices. Cuando los rayos mentales están concentrados, comienza la iluminación. La mente no puede trastocar nada. La mente no se puede externalizar a sí misma y puede mantenerse dentro de Hridaya-Guha (la caverna del corazón).


La destrucción de las Vrittis conduce a la fuerza mental

La mente adquiere mucha fuerza cuando se destruyen las vrittis. No obstante, no es nada fácil hacerlo porque son innumerables. Se deben abordar una a una y tratarlas de forma separada. Algunas vrittis son muy fuertes y su destrucción requiere un gran esfuerzo, si bien la mayoría de ellas son débiles. Estas vrittis débiles se disuelven como nubes desgarradas. Sin embargo, los pensamientos fuertes permanecen, y reaparecen con frecuencia a diario tan pronto como uno se levanta de la cama.
Uno debe mantenerse en silencio. El silencio es Atman. El silencio es el centro. El silencio es la caverna del corazón (Hridaya Guha). En el intervalo que se produce cuando la mente salta de un objeto a otro, hay un estado en el que uno está sin mente por un periodo de tiempo muy corto; a este estado se le llama Svarupasthiti. Eso es Brahman. Cuando la mente se controla por completo, las vrittis cesan. Cuando todas las modificaciones se calman, se entra entonces en el silencio; solo entonces. Hay que darse cuenta de esto, incluso en este mismo momento. Siente ahora la gloria divina y el esplendor Brahmánico cerrando los ojos, apartando los Indriyas (las facultades sensoriales), deteniendo la mente, silenciando los pensamientos, agudizando el intelecto, purificando Chitta, meditando en Om, recitando Om con bhava (sintiéndolo). Mantén la continuidad de la consciencia Brahmánica durante las veinticuatro horas. Ten un flujo incesante de consciencia en Atman. Esto es muy, muy importante. Es un sine qua non. 
Cuando mueren todas vrittis, los Samskaras [11] y el marco mental permanecen. Los Samskaras solo pueden ser neutralizados por medio de Nirbija Samadhi [12].


*




[1]Antahkarana es el llamado “órgano interno” u “órgano mental”. Según la función que realiza se subdivide en: manas (el aspecto de mente que coordina las facultades sensoriales y de acción, a la vez que “mide” o “sopesa” los conjuntos estimulares), buddhi (el aspecto mental que juzga, determina y decide), chitta (el depósito de recuerdos, o memoria), y ahamkara (la autoafirmación o sentido del propio ego).   
[2]Avidya es la “ignorancia” que, según el Vedanta, es causa de la proyección de la Ilusión que constituye toda la Manifestación Universal, y el simultáneo ocultamiento de Brahman o Realidad Última trascendente subyacente en el Todo. 
[3]Jñana es el Conocimiento de la Verdad Última que se obtiene a través de los Vedas y demás Escrituras sagradas o Shastras.
[4]La energía sutil que según el hinduismo reside en la base de la médula espinal.
[5]De entre los siete centros energéticos sutiles del cuerpo humano o chakras, Ajna Chakra es el situado entre los ojos, y Sahasrara Chakra el situado en la coronilla.
[6]Tadakara = que tiene esa apariencia
[7]Vishaya = objeto, asunto, campo
[8]Sadhaka = aspirante, discípulo, practicante
[9]Tadatmya = identidad; Sambhanda = asociación
[10]Son cinco las llamadas “envolturas” o koshas del Sí Mismo que describe el Vedanta: 1) el cuerpo físico (anomayakosha); 2) el cuerpo anímico (pranomayakosha); 3) la mente integradora de las vibraciones de los órganos sensoriales, memoria, y concepto –creado- de “yo individual” (manomayakosha); 4) el intelecto discriminativo o buddhi (vijñanomayakosha), y finalmente 5) la envoltura de la beatitud o felicidad (anandomayakosha).
[11]Los Samskaras son las huellas mnésicas que quedan en depósito kármico y que constituyen la base para la creación de nuevas tendencias a la acción, que a su vez generarán nuevos samskaras, en círculo vicioso sin fin. La neutralización de los Samskaras por medio del desapego y demás técnicas implica anular su poder para generar nuevas tendencias a la acción. Se suele decir que estas “semillas de acción” hay que “tostarlas”, indicando que con ello pierden su poder de germinar. 
[12]Sobre la supresión de los deseos latentes (Samskaras/Vasanas), ver “Tratado Vedanta sobre la Liberación en vida (Jivanmuktiviveka)”, Cap. II. Ed. Sanz y Torres, Madrid, 2017. Véase también, en este mismo Blog, "Vasanas".